eseuzh-CNenfrdeitpt

Innovación en puertas industriales

Las puertas industriales son un equipamiento básico para la buena marcha de fábricas y almacenes. La variedad es amplia. Y ha evolucionado mucho en los últimos años. Los golpes de carretillas son el mayor peligro para las puertas de fábricas y almacenes. Especialmente para aquellas puertas que necesitan abrirse muchas veces por el paso frecuente de vehículos.

Las puertas que soportan un tráfico elevado están más expuestas a golpes y averías. La innovación en este sentido ha llegado por vía de los materiales y del sistema autorreparable.

Los paneles de lona PVC de las puertas rápidas son un material flexible que soporta mejor los golpes sin perder el aislamiento. Asimismo, el sistema autorreparable hace que la puerta recupere su posición en caso de salirse de la guía. Esto ayuda a evitar parones y a mantener la productividad.

Las puertas industriales cumplen dos cometidos básicos como cierre exterior y división de espacios en el interior. Las puertas exteriores pueden ser de finca, para cerrar la parcela exterior de la fábrica, o de nave, para clausurar el interior del pabellón y lograr seguridad y abrigo. Las puertas del interior de la nave se colocan para separar ambientes (limpio/sucio, por ejemplo) y para taponar corrientes de aire, en superficies diáfanas de miles de metros cuadrados.

Seguridad y ahorro energético 

Las puertas industriales juegan un papel esencial en términos de seguridad y ahorro energético. Son importantes para mantener seguro el espacio de la nave y evitar robos. Y cumplen una función de aislamiento, vital para el ahorro de energía y para reducir el coste de los sistemas de calefacción y refrigeración.

Las puertas industriales aportan diversas ventajas a las empresas:

  • Seguridad: protegen la finca y la nave industrial contras los intrusos.
  • Ahorro energético: ayudan a conservar la temperatura del interior de la nave y reducir el consumo energético.
  • Legalidad: facilitan el cumplimiento de prevención de riesgos en clima.
  • Productividad: permiten sostener el ritmo de trabajo y la productividad.

Las puertas industriales son una especialidad de Sacine, que cuenta con una de las gamas más completas del mercado de cierres industriales exteriores y divisiones interiores. Aunque disponemos de soluciones estandarizadas, la diferencia de Sacine son las puertas técnicas hechas a medida.

Instalamos puertas con todo tipo de requerimientos y tamaños en los sectores industriales más potentes y poseemos sobrada experiencia en grandes proyectos con estudios de ingeniería de por medio. Cada puerta industrial se ajusta a unas necesidades concretas y Sacine juega con la ventaja de tener un catálogo extenso con proveedores que son líderes mundiales. De este modo, podemos estudiar la mejor solución para cada cliente en cada momento.

Variedad de puertas industriales 

Puertas rápidas, puertas seccionales, persianas, metálicas, puertas de doble lona, puertas para el paso de puente grúa, puertas de hangar y grandes dimensiones, puertas para el paso de trenes, puertas cortafuegos… cada edificio, cada sector industrial y cada operativa necesita una puerta distinta.

Las puertas industriales son una especialidad de Sacine, que para cada instalación sigue los mismos pasos.

  1. Estudio de la necesidad del cliente.
  2. Medición preliminar del hueco para la puerta.
  3. Propuesta de solución con oferta económica.
  4. Medición final y fabricación.
  5. Instalación.
  6. Puesta en marcha. 
  7. Mantenimiento preventivo.
  8. Atención post venta.

Sacine ha instalado puertas industriales rápidas y de otros tipos en plantas de empresas como Bridgestone, Fagor, Coca-Cola, Grupo Gestamp, ITP, Leroy Merlin, Metro Madrid, Otis, Orona, Volkswagen o Mercedes. Somos además una empresa reconocida en el mercado por la instalación de puertas grandes.

Dos ejemplos recientes de instalación de este tipo de cierre de grandes dimensiones son dos puertas de doble lona de 24 x 20 metros en una de las plantas de Navantia y otra de 20 x 12 metros en las instalaciones de Airbus. En estos casos, las empresas buscan una puerta gigante, para maniobrar con grandes volúmenes. Persiguen además que sea fácil de abrir, pese al tamaño. Y que guarde la temperatura interior, gracias a su aislamiento, para evitar variaciones bruscas que interfieran en trabajos como la soldadura de alta precisión.

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí