eseuzh-CNenfrdeitpt

Coto al ruido. Soluciones de acústica para industria

Uno de los retos de las empresas industriales con las que Sacine colabora es el acondicionamiento acústico del espacio de trabajo.

Las naves industriales pueden ser lugares ruidosos por la intensa actividad y el uso de maquinaria diversa.

Como es sabido, el nivel de ruido es uno de los tres factores que determina la salubridad de un espacio de trabajo junto a la temperatura y la iluminación.

A este respecto, además de la Ley española 31/1995, de 8 de noviembre sobre Prevención de Riesgos Laborales, existe legislación específica como la Directiva Europea 2003/10/CE y el Real Decreto 286/2006, del 10 de mayo, sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición al ruido.

 

Valores de exposición al ruido en el lugar de trabajo

En las plantas industriales, las empresas están obligadas a hacer mediciones sobre el nivel de ruido en sus instalaciones.

Las dos categorías que se establecen para cuantificar la exposición al ruido son el nivel equivalente diario y el pico. La norma sitúa el límite en 87 y 140 decibelios, respectivamente.

Ese es el tope infranqueable y, por debajo, es obligado para las empresas tomar algún tipo de medida correctora cuando la medición del ruido arroja una cifra entre 80 y 85 decibelios de exposición media y unos picos entre 135 y 137 decibelios.

Dicho de otro modo, el umbral de nocividad del ruido se sitúa entre 85 y 90 decibelios. Por encima de estas cotas, el ruido puede perjudicar al oído. Para los trabajadores permanecer en un ambiente de ruido superior a 80 decibelios requiere tomar medidas preventivas.

Lo cierto es que las empresas en cuyas plantas industriales se rebasan estos valores de exposición están obligadas a tomar medidas para reducir el ruido que, recordemos, es uno de los factores decisivos que influye para un ambiente de trabajo cómodo y saludable.

 

Contaminación acústica

En un estudio sobre ‘Ruido y salud laboral’ de los autores Ferrán Tolosa y Francisco Badenes, se constata que un tercio de los trabajadores europeos están expuestos a la contaminación acústica durante más de una cuarta parte de su jornada de trabajo y más de un 20% del total de trabajadores, durante más de la mitad de su horario laboral.

La pérdida de la capacidad auditiva, apunta el estudio, es la causa de un tercio de las enfermedades relacionadas con el trabajo.

Asimismo, el 40% de los trabajadores expuestos a niveles de ruido superiores a 90 decibelios, a los 65 años habrán sufrido pérdida de audición, de los cuales alguno tendrá sordera severa.

Son cifras que dan una idea de la importancia que el ruido tiene en la actividad industrial en cuestión de prevención, seguridad y salud laboral.

Lo cierto es que las empresas con plantas de trabajo industrial donde se genera ruido están obligadas a tomar medidas para reducir los niveles, atajar las molestias, proteger la salud de los trabajadores, evitar sanciones y asegurar la productividad.

Se trata, según marca la propia ley, de “la obligación para la empresa de hacer una evaluación basada en la medición de los niveles de ruido y de establecer y ejecutar un programa de medidas técnicas y/o organizativas destinadas a reducir la exposición al ruido, cuando se sobrepasen los valores superiores de exposición que dan lugar a una acción”.

 

Soluciones de insonorización, a medida

El tipo de medidas de la normativa son, por citar algunas, “reducción del ruido aéreo, por medio de pantallas, cerramientos y recubrimientos con material acústicamente absorbente, y reducción del ruido transmitido por cuerpos sólidos, mediante amortiguamiento o aislamiento”.

La acústica es una de las especialidades de Sacine Equipamientos Industriales después de muchos años de experiencia en este campo y de haber ayudado a decenas de empresas a solucionar, en sus plantas de trabajo, problemas relacionados con el ruido.

Sacine ha intervenido en multitud de naves de empresas con soluciones variadas como cabinas, encapsulamiento de máquinas y motores, apantallamientos, puertas y otro tipo de equipos complementarios de insonorización como rejillas, silenciadores, techos, visores y bafles.

Un equipamiento amplio para poner coto al ruido en el espacio de trabajo y un servicio completo de instalación, que resumimos en 4 pasos:

1) Estudio de medición acústica para determinar el origen del problema de ruido.
2) Propuesta de solución a medida presentada con simulación digital mediante un software.
3) Implantación: fabricación y montaje de la solución en el foco del problema.
4) Medición acústica de los niveles finales para testar la eficacia de la solución.

Todos nuestros productos disponen de certificado

 

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí